Acción tutorial

Una pieza clave para el seguimiento del alumnado es la acción tutorial y es del todo conveniente la coincidencia de objetivos de las acciones de la familia y escuela, en el ámbito de la tutoría. La acción tutorial no es, pues, responsabilidad única del profesor-tutor y es necesario que todos nos implicamos en esta tarea. El tutor tiene un papel relevante en la intervención educativa para con su grupo de alumnos y debe ser quien dinamice y lleve a cabo la coordinación de la función tutorial con el resto de profesorado que interviene en el aula, por lo tanto es necesario que todos los acuerdos tomados junto con su grupo clase queden reflejados en su libreta. Los alumnos deben tomar parte activa de los acuerdos tomados: aprender a considerar diferentes opciones y las posibles consecuencias cuando han tomado una decisión.

Reuniones de consejo pedagógico

Los tutores de cada curso mantienen reuniones periódicas con el fin de asegurar la máxima coordinación en su tarea. Los equipos de tutores supervisan y evalúan el proceso de formación integral de los alumnos y procuran los servicios psicopedagógicos necesarios para su orientación vocacional y profesional.

El trabajo de los tutores es impulsado y coordinado por el psicopedagogo, que realiza las funciones de orientador escolar.

Las tutoras durante las jornadas de preparación del mes de septiembre, realizarán el traspaso de 1º a 2º de bachillerato.

Plan de acción tutorial

En cada curso hay definido un plan de acción tutorial adecuado a las edades de los alumnos. La acción tutorial es responsabilidad del conjunto de profesores que interviene en un mismo grupo en la medida en que la actividad docente implica el seguimiento y la orientación del proceso de aprendizaje y la adaptación a la diversidad de necesidades educativas que presentan los alumnos.

El tutor de cada curso, como responsable del seguimiento del alumnado, velará especialmente para el logro de las competencias básicas y por la coordinación de
todo el profesorado que incide en un mismo alumno. Como responsable del grupo, ha velar por la cohesión del grupo-clase, educarlos en la capacidad de compartir, vivir y trabajar con los demás.

Los tutores se entrevistan con cada familia al menos dos veces por curso y realizan tantas entrevistas individuales con los padres como un u otros lo consideren necesario a lo largo del curso.

La entrevista no es hecho aislado y producido por una situación problemática en la que el tutor debe dar solución, sino que constituye un proceso continuado y dinámico. En las entrevistas entre padres-tutor, se potencia un buen clima comunicativo, se intercambian informaciones y se buscan soluciones -si hay problemas detectados- que permitan un desarrollo académico más adecuado y personal para el alumno.